¿Por qué un niño no quiere ir a la guardería?

Niños y guarderias

Consejos ofrecidos por la Guardería El Globo de Alcalá de Henares

A veces los niños se niegan repentinamente a ir a la guardería, incluso si antes les gustaba. Esta negativa es una forma de comunicar un malestar. Es importante descubrir la fuente de esta incomodidad para remediarla.

Como padre, tiene un conocimiento intuitivo y profundo de la personalidad de su hijo. Con sus preguntas y comprensión, descubrirá por qué él ya no quiere ir a la guardería.

Aquí hay algunas preguntas que usted podría hacerse para entender la reacción de su hijo.

¿Cuándo comenzó esta resistencia? ¿Es oportuna o sostenida? Responder a estas preguntas puede ayudarle a averiguar por qué ya no quiere ir a la guardería. La llegada de la estación fría puede, por ejemplo, explicar su rechazo. Ahora su hijo debe ponerse el abrigo y las botas, lo cual puede resultar difícil de ponerle.

¿Ha habido algún cambio en el cuidado de niños (cambio de educador, nuevo ambiente, nuevo horario, etc.)? Por ejemplo, la llegada de un nuevo niño podría forzar al líder del grupo a dejar su papel al recién llegado.

Si se siente culpable por dejar a su hijo, él o ella puede reaccionar a sus sentimientos y ponerse ansioso. Por lo tanto, es muy importante demostrarle que está convencido de que tendrá un buen día en la guardería.

La importancia del jardín de infancia

¿Ha habido alguna interrupción reciente en la familia (nacimiento de otro hijo, reubicación, disputas frecuentes entre padres, separación, etc.)?

Por ejemplo, un niño cuyos padres acaban de separarse puede preocuparse de quién lo recogerá al final del día. Del mismo modo, un niño cuya madre se queda en casa con el recién nacido también puede querer quedarse con ella.

Es importante decirle a su hijo que usted entiende sus sentimientos y que hay una solución a su malestar. Hable con el educador de su hijo sobre las reacciones de su hijo.

Los educadores están acostumbrados a enfrentarse a este tipo de situaciones. Pueden ayudarte mucho. Juntos encontrarán una solución adaptada a las necesidades de su hijo. Si es lo suficientemente mayor, él también podría ser parte de la reflexión.

Si su niño pequeño cierra, evite bombardearlo con preguntas. Sólo dile que estás aquí por él si necesita hablar.

Descodificar las necesidades de su hijo

Si se siente incómodo con una situación en el centro, hable con las personas a cargo, porque su niño pequeño se sentirá incómodo.

Cuando su hijo ya no quiere ir a la guardería, él o ella comunican la incomodidad a su manera. Por ejemplo, su hijo puede demostrar una necesidad de seguridad diciéndole que no le gusta

cuando los niños están gritando y corriendo por ahí. Explique que su educador está ahí para cuidarla y que usted confía en ella.

Es posible que su niño pequeño también necesite ir más despacio y pasar unos minutos con usted antes de comenzar el día en el centro.

Si siente que su hijo quiere pasar más tiempo con usted, también puede tomarse un momento para jugar con él, pegarlo o leer un libro cuando regrese de la guardería. Además, puede llevarlo a la guardería más tarde en la mañana o recogerlo temprano en la tarde por unos días para ayudarlo a tener ganas de ir a la guardería otra vez.

La necesidad de estimulación también puede explicar la falta de interés de su hijo en el cuidado infantil. Si la guardería le parece aburrida, su educador puede darle la oportunidad de hacer descubrimientos.

A veces son las necesidades físicas, como la falta de sueño o de comida, las que su hijo muestra cuando no quiere ir a la guardería. Si es posible, trate de revisar la hora de acostarse o de levantarse para satisfacer mejor la necesidad de dormir. Si usted cree que su hijo puede tener una deficiencia dietética, hable con el médico de su hijo.

Dificultad para relacionarse con el educador

Diferentes situaciones pueden influir en la relación de su hijo con el educador. Si su hijo es reprendido por primera vez delante de otros o se ve obligado a participar en un espectáculo cuando es tímido, puede sentirse apresurado. Su hijo también puede quedar impresionado por la voz fuerte y autoritaria de un educador o experimentar estrés en el desempeño.

¿Enfermo o ansioso?

Algunas veces, un niño que no quiere ir a la guardería puede tener síntomas de ansiedad (dolor de estómago, irritabilidad, arrebatos de ira, negativa a vestirse y subirse al auto e incapacidad para encontrar sus cosas). Para los padres, es difícil saber si su hijo tiene síntomas de enfermedad o ansiedad.

Generalmente, a menos que esté enfermo, es mejor llevarlo a la guardería, incluso si está molesto. Cuanto más tiempo permanezca el niño en casa sin estar enfermo, más difícil será conseguir que vuelva a la guardería. Si la negativa a ir a la guardería continúa, puede ser una buena idea hablar con el médico de su hijo.

Al negarse a ir a la guardería, su hijo le está comunicando una necesidad a usted.

Si su hijo ya no quiere ir a la guardería, hable con el educador de la guardería, que puede ayudarle a encontrar soluciones, ya que está acostumbrado a lidiar con este tipo de situaciones.

Para hacer que su hijo quiera ir de nuevo a la guardería, demuéstrele que está convencido de que tendrá un buen día.

Hay otros tipos de escuelas infantiles con otros métodos que pueden ayudar al pequeño a integrarse mejor, como puede ser el método Montessori, ver aquí, este tipo de guarderías ayudan mucho a la integración de los niños.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*